Agrocompra

Fertilizantes frenan el alza

Importadores afirman que hay abastecimiento seguro de urea, fosfato y potasio, los principales fertilizantes. Tras el alza de fines del primer trimestre, los precios aterrizaron, pero seguirán más caros de lo habitual.

‘Sin duda que se ha notado el alza de costos, especialmente de los fertilizantes. Sin embargo, seguimos teniendo cultivos que son rentables gracias a los altos precios. La superficie que siembran nuestros agricultores se va a mantener’, sostiene Ricardo Quiroz, gerente de Coopeumo.

El dirigente de la cooperativa que reúne a productores de maíz y trigo de San Vicente de Tagua Tagua, Pichidegua, Las Cabras y Peumo, en la Región de O’Higgins, afirma que este año debería sumar cerca de 2.000 hectáreas sembradas, un aumento respecto de las 1.900 hectáreas de la temporada pasada.

‘El trigo ya está sembrado y ahora viene el maíz. En realidad, dependemos más del agua que caiga en el invierno que del precio de los fertilizantes’, sostiene Quiroz.

Esos productos han estado en la mira pública en los últimos días. La semana pasada el ministro de Agricultura, afirmó en el Congreso ‘no descartar la eventualidad de comprar fertilizante’. Algunos analistas políticos señalaron su preocupación por la posible escasez de esos insumos en el país.

La violenta alza en el primer tercio del año, en la que el precio de la urea, el principal fertilizante usado en Chile, superó los $1.400.000 la tonelada puesta en el campo, más de cuatro veces lo habitual, encendió las alarmas.

Fertilizantes frenan alza

Fuente: El Mercurio Campo

 

Salida de especuladores

‘Tuvimos una sobrerreacción en el mercado. Hubo un componente especulativo por parte de algunos actores. Rusia y Bielorrusia son grandes productores, lo que preocupó. Sin embargo, tras el peak de abril, el mercado reaccionó con una baja importante’, sostiene Sergio Garín, gerente general de Coagra.

En un mundo golpeado por el coronavirus, los problemas logísticos, la invasión de Ucrania por parte de Rusia y una economía en caída, el alza de los fertilizantes y la eventual posibilidad de desabastecimiento parecía un quinto jinete del Apocalipsis.

A partir de mayo, el mercado de los fertilizantes comenzó a aflojar.

Así como en Chile, en el resto del mundo los agricultores pusieron el freno de mano a las compras de fertilizantes debido a los altos precios. El resto de la cadena sintió el tirón y los países productores de urea, elemento que aporta el nitrógeno a las plantas, tuvieron que salir a liquidar sus existencias. A fines de junio, el precio de la urea había caído casi un cuarto de su valor máximo del año, llegando a cerca de US$ 707 la tonelada.

‘Todo el mundo, con la excepción de Brasil, ha comprado poco. Eso generó un efecto bajista en los fertilizantes. Además, Rusia ha liberado urea a la India, México y otros países’, afirma Gabriel Infante, gerente de Fertilizantes de Copeval.

Del millón de toneladas de fertilizantes que Chile importa anualmente, cerca de la mitad corresponde a urea. Eso sí, usualmente la industria de los paneles de madera se lleva 100 mil toneladas para uso en su proceso industrial.

Por eso la noticia de la baja de precios es más que bienvenida. Una hectárea de maíz, por ejemplo, requiere de cerca de 600 kilos de urea, además de otros fertilizantes.

El fosfato y el potasio, en diferentes presentaciones, son los otros fertilizantes mayores que se usan en cultivos anuales como el trigo, la avena o el maíz, además de praderas ganaderas, y no han tenido bajas tan abruptas como la urea.

En el caso del súper fosfato triple, el precio promedio internacional en abril era de US$ 856 la tonelada, mientras que en mayo llegó a US$ 826 la tonelada. El cloruro de sodio, en tanto, se mantuvo en US$ 560 la tonelada.

El comportamiento particular de los tres grandes fertilizantes se debe a que la urea es un producto con muchos actores que lo generan y depende de acceso a gas natural, el que puede ser importado. En cambio, fosfato y potasio son productos que se obtienen en la minería y en pocos lugares del mundo.

Precio sostenido

Los productores de leche en La Unión o los de maíz en San Fernando están a la espera. Tras la baja desde abril, más de alguno debe albergar esperanzas de nuevas caídas en la urea.

En la industria se ve poco espacio para un aterrizaje abrupto. De hecho, a fines de junio, las dudas respecto del abastecimiento de gas ruso en Europa provocaron un rebote de 12% en el precio de la urea.

Adicionalmente, el alza del dólar en Chile hace que las importaciones sean más caras, lo que amortiguaría una eventual caída internacional.

“Lo único que podría provocar una baja importante de la urea es un acuerdo de paz en la guerra entre Rusia y Ucrania”, afirma Max Donoso, socio del portal Agrocompra.com

En el caso de los fertilizantes no se esperan mayores cambios. ‘Las compras de fosfato y potasio ya se hicieron y los barcos o ya llegaron o están por arribar, por lo que el precio no se puede mover’, afirma Claudio Morales, gerente general de la importadora CNA.

En la industria se estima que la venta de los fertilizantes granulares caería en casi 20% este año en Chile, eso sí el grueso de ese menor consumo correría por parte del fosfato y el potasio.

La demanda sostenida por la urea se explica porque esta es arrastrada por la lluvia o se vaporiza en la atmósfera, por lo que debe volver a introducirse cada temporada en el suelo. Los otros elementos tienen una vida más larga por lo que puede colocarse en menor proporción en una temporada sin afectar tan fuertemente la producción.

También juega a favor del consumo de urea que cultivos como el maíz o el trigo enfrentan un escenario muy positivo de rentabilidad este año, lo que haría atractiva la siembra. En el caso del trigo, el costo actual está en torno a los $1,7 millones considerando arriendo de la tierra, con un precio de $400 el kilo y rendimiento de 60 quintales por hectárea tendría una rentabilidad de $700 mil por hectárea.

En el caso del maíz, se estima un costo por hectárea de $2,5 millones con arriendo. Si se tiene un rendimiento de 120 quintales y tomando un valor de compra de $310 el kilo, se podría generar una rentabilidad de $1,1 millones por hectárea. Para tener una referencia, hace un lustro un agricultor podía tener en torno a los $200 mil por hectárea.

No caer en pánico

¿Y qué pasa con el abastecimiento? Claramente, fue una de las preocupaciones en el primer cuarto del año.

‘Desabastecimiento de fertilizantes no debería haber, aunque pueden producirse quiebres de inventario en algunos momentos’, sostiene Claudio Morales.

Las empresas importadoras que trabajan en Chile importan barcos en conjunto. Lo usual es que los contratos se firmen lo más cerca de la fecha de despacho, buscando las alternativas más baratas en ese momento.  

Se advierte que comprar con varios meses de anticipación implica pagar intereses que el negocio no permite por los bajos márgenes con que operan los importadores y distribuidores.

‘Se ha dicho que Chile no anticipó la compra de fertilizantes. Para dimensionar, China, Brasil, EE.UU. y la India son más del 60% del consumo mundial. ¿Cuánto representa Chile? El 0,4% de la demanda internacional. Para Chile es mucho más fácil comprar, ‘son puchos chicos’. Los importadores han hecho muy bien su trabajo. No hay que caer en pánico, fertilizantes granulares vamos a tener’, sentencia Sergio Garín.

Fuente: Revista del Campo
04 de Julio de 2022


Proyecto apoyado por FIA

Proyecto apoyado por Fia
agrocompra-logo

Los Militares 5953, Of. 1201, Las Condes, Santiago, Chile
agrocompra@agrocompra.comCel.: +56 9 8428 9805

Agrocompra

Fertilizantes con récord de precios

El freno de las exportaciones de China y la guerra de Rusia y Ucrania limitaron la oferta. Se espera una baja cercana al 10% en el consumo en Chile.

EDUARDO MORAGA VÁSQUEZ

Pablo Seco está en plena siembra de raps. El agricultor de La Araucanía ve con muy buenos ojos los $50 mil por quintal que se pagó por ese producto en la última temporada, poco menos del doble que se llegó a pagar hace un lustro. Sin embargo, cree que no es tiempo para grandes aumentos de superficie.

“Usualmente, el 25% de los costos de producción correspondía a la inversión en fertilizantes. Hoy llegan casi al 50%. Algunos productos están casi tres veces más caros que hace un año. Si bien los precios por el raps o el trigo están buenos, no sabemos cómo va a estar el mercado en 10 meses más, cuando cosechemos. Ya nos pasó en 2008 que sembramos con fertilizantes muy caros y tuvimos precios bajos en la cosecha 2009”, explica el productor.

Fertilizantes con récord de precios

Según los registros de AgroCompra, un portal de comercio electrónico, la tonelada de urea promedio comercializada en mayo del año pasado llegó a $405.329, mientras que en lo que va de abril de 2022 llega a $1.307.886 la tonelada. El resto de los fertilizantes también registra alzas, por ejemplo: el súper fosfato triple se transó a $824.378 la tonelada en marzo, un alza de 76,5% respecto de mayo de 2021.

La fuerte alza golpea los bolsillos de los agricultores y a nivel global, se anuncia que afectará la capacidad del mundo para producir alimentos en 2023. Tras el alza que habían registrado esos insumos el año pasado, la esperanza era que en 2022 los precios de los fertilizantes volvieran a niveles similares a los de años anteriores. Sin embargo, siguieron escalando.

Desde el alza de los costos de la logística, hasta el freno de las exportaciones de China, pasando por la guerra de Rusia y Ucrania, han conspirado para presionar los valores al alza. El impacto en Chile puede ser importante, especialmente en los cultivos extensivos. “En trigo y avena va a haber menos hectáreas sembradas por falta de recursos económicos para comprar fertilizantes”, sostiene Julio Oberg, asesor agronómico de La Araucanía.

MALAS NOTICIAS CHINAS

Año tras año, se produce el mismo fenómeno en el mercado mundial de los fertilizantes. En el último trimestre, cuando cesan las siembras en el hemisferio norte, los precios de esos productos bajan y salen a comprar los importadores del hemisferio sur. No fueron pocos los que apostaron a que se repetiría en 2021, más aún con el alza registrada en los meses anteriores. Pues bien, los precios no cayeron, sino que se dispararon. Las malas noticias partieron en China. Las autoridades de ese país pusieron freno a la producción de fertilizantes como parte de su política de bajar la contaminación, una externalidad de una actividad intensiva en el uso de materias primas y de energía, que en ese país tiene e un fuerte aporte desde el carbón.

China hoy es el principal productor de fertilizantes del mundo. Gracias al TLC con Chile, sus exportaciones pueden arribar sin pagar aranceles. Por tratarse de commodities, la comercialización es de márgenes muy estrechos y los importadores buscan países de origen con los que existan acuerdos comerciales. Esa es la razón de que no lleguen, por ejemplo, productos de origen africano.

La dependencia en China comenzó a notarse más hacia fines de año, pues las autoridades orientales frenaron las exportaciones como forma de bajar el precio de los fertilizantes a nivel interno y privilegiar la producción de alimentos.

Aunque los importadores salieron a buscar otros proveedores en marzo, el mercado tendría un nuevo remezón. La invasión de Ucrania por parte de Rusia dejó a dos productores clave fuera del mercado. Ambos suman cerca de un cuarto de la producción de fertilizantes del mundo.

“Ucrania produce cerca del 20% del amoníaco del mundo, un insumo clave para la fabricación de urea. Producto de la guerra, también subió el gas natural, fuente energética para la producción de varios fertilizantes. A eso hay que sumar que los costos de los fletes se triplicaron respecto de hace un año. Se han sumado muchos factores”, sostiene Gabriel Infante, gerente de fertilizantes de Copeval.

En todo caso, Chile es un mero tomador de precios. Se estima que anualmente se consumen cerca de un millón de toneladas de fertilizantes acá. En cambio, Brasil consume 50 millones de toneladas, de las que logró cerrar contratos por 30 millones de toneladas a precios anteriores a la guerra de Ucrania, otros 10 millones tuvo que comprar a precios altísimos, con lo que quedó en un déficit de 20% respecto del abastecimiento respecto de un año normal.

China hoy es el principal productor de fertilizantes del mundo. Gracias al TLC con Chile, sus exportaciones pueden arribar sin pagar aranceles. Por tratarse de commodities, la comercialización es de márgenes muy estrechos y los importadores buscan países de origen con los que existan acuerdos comerciales. Esa es la razón de que no lleguen, por ejemplo, productos de origen africano.

La dependencia en China comenzó a notarse más hacia fines de año, pues las autoridades orientales frenaron las exportaciones como forma de bajar el precio de los fertilizantes a nivel interno y privilegiar la producción de alimentos.

Aunque los importadores salieron a buscar otros proveedores en marzo, el mercado tendría un nuevo remezón. La invasión de Ucrania por parte de Rusia dejó a dos productores clave fuera del mercado. Ambos suman cerca de un cuarto de la producción de fertilizantes del mundo.

“Ucrania produce cerca del 20% del amoníaco del mundo, un insumo clave para la fabricación de urea. Producto de la guerra, también subió el gas natural, fuente energética para la producción de varios fertilizantes. A eso hay que sumar que los costos de los fletes se triplicaron respecto de hace un año. Se han sumado muchos factores”, sostiene Gabriel Infante, gerente de fertilizantes de Copeval.

En todo caso, Chile es un mero tomador de precios. Se estima que anualmente se consumen cerca de un millón de toneladas de fertilizantes acá. En cambio, Brasil consume 50 millones de toneladas, de las que logró cerrar contratos por 30 millones de toneladas a precios anteriores a la guerra de Ucrania, otros 10 millones tuvo que comprar a precios altísimos, con lo que quedó en un déficit de 20% respecto del abastecimiento respecto de un año normal.

El fertilizante más caro es el que no se aplica. Un huerto deja de producir kilos, no es una decisión racional”. MAX DONOSO SOCIO DE AGROCOMPRA

DEMANDA SE CONTRAE La gran duda por estos días es qué va a pasar con los precios. El año pasado se estimaba que con valores tan altos iba a ser difícil seguir subiendo; sin embargo, lo hicieron.

“Hoy los fertilizantes están en el techo, pero al final del día alguien tiene que financiar la operación. Los que compraban 10 pueden adquirir 5 por la falta de capital. La demanda se va a corregir y uno espera que los precios también lo hagan. El gran tema es cuándo lo van a hacer”, afirma Claudio Morales, gerente general de CNA, importadora de fertilizantes. Aunque el conflicto de Ucrania terminara mañana, ese país y Rusia tardarían meses en volver a exportar, pues existen sanciones en el caso del segundo y daños en la infraestructura en el caso del primero.

No antes del segundo semestre de este año debería notarse una tendencia a la baja en el mercado chileno de los fertilizantes. Mientras tanto, Julio Oberg cree que en la Región de La Araucanía puede producirse una caída de hasta 20% en el consumo de fertilizantes en la temporada 2022-2023, tanto por una menor superficie como por un uso menos intensivo de productos.

En todo caso, no es posible que los agricultores bajen muy fuerte el consumo de esos productos.

“El fertilizante más caro es el que no se aplica. Un huerto sin fertilizantes deja de producir kilos, no es una decisión racional”, dice Max Donoso, socio de AgroCompra.

En todo caso, se estima en fuentes del mercado que la contracción en la demanda chilena por fertilizantes puede rondar el 10% esta temporada, con una baja mayor en los cultivos extensivos y con un menor impacto en los frutales.

Ver Pdf

Fuente: Revista del Campo, El Mercurio.
Miércoles 13 de abril de 2022


Proyecto apoyado por FIA

Proyecto apoyado por Fia
agrocompra-logo

Los Militares 5953, Of. 1201, Las Condes, Santiago, Chile
agrocompra@agrocompra.comCel.: +56 9 8428 9805

Agrocompra

Campos toman medidas para enfrentar crisis global de fertilizantes

Campos toman medidas para enfrentar crisis global de fertilizantes

Precios han subido más de 150%. Productoras agrícolas buscan opciones orgánicas, aumentan eficiencias y negocian con sus proveedores para enfrentar la fuerte presión generada por el desabastecimiento global de  soluciones para la nutrición de los cultivos.

X. González, M. Patiño y R. Manrique

Un campo de nueces en Chile aumentó de tres a 20 veces por año los controles del estado nutricional de sus plantas, para medir mejor la eficiencia de sus aplicaciones. Un campo de espárragos peruano, por su parte, tiene a sus equipos de insumos buscando nuevos proveedores y adelantando compras, a la vez que libera espacio en sus bodegas para acumular soluciones de nitrógeno y potasio. En Colombia, un grupo de pequeños huertos de papas suspendieron temporalmente su producción.

Se trata de distintas decisiones de distintos agricultores de distintos países, pero que tienen una causa común: el explosivo aumento en el precio de los fertilizantes, las soluciones de origen orgánica o químico que poseen nutrientes asimilables por las plantas y que son claves para dar con la cantidad, calidad y calibre que se requiere para que los frutos puedan ser exportables.

“Algunos han subido su precio en 80%; hay casos más extremos como el de la urea, el que ha subido 150%”, dice Germán Palacio, gerente general de la asociación colombiana de productores Fedepapa. El directivo dice que desde marzo de 2020 han denunciado ante el Ministerio de Agricultura el incremento en el precio de los fertilizantes y dice que dicha situación se agudizó a partir del segundo semestre de 2021 con los problemas de fletes marítimos, escases de contenedores, el aumento del precio del petróleo y el tipo de cambio en Colombia.

A la congestión marítima que predominó como factor de encarecimiento de estos insumos en 2021, se sumó una medida proteccionista china y, en 2022. el conflicto entre Rusia y Ucrania. En el caso de la guerra en Europa, los dos países directamente involucrados son importantes productores de fertilizantes nitrogenados cuya fabricación se relaciona con la producción de gas, como la urea y el nitrato de amonio, así como el potasio.

A esto se agregó a la decisión China de fines de 2021 de restringir las exportaciones de fertilizantes convencionales como urea, nitrato de amonio y fosfatos, entre otros. “El primer trimestre de este año ha sido una locura”, dice Max Donoso, Socio y Director de Agrocompra, firma chilena dedicada a conectar clientes con proveedores de insumos agrícolas. “No hay seguridad de abastecimiento en ninguna parte; en 25 años no había visto nunca un escenario como el actual”.

Evolución del precio de dos fertilizantes en el mercado chileno. Fuente: Agrocompra

El alza no solo golpea a las versiones commodities de estas soluciones. “Desde el inicio de la pandemia, los fertilizantes de especialidad han aumentado entre 100% y 150%”, dice Carlos Arredondo, director de negocios de Chengdu Rocca, productor y exportador de este tipo de nutrientes desde China.

La situación ha llevado a medidas políticas para evitar que el alza de los fertilizantes. El Gobierno Nacional de Colombia, por ejemplo, definió un arancel de 0% por 12 meses a relevantes insumos agrícolas, entre los que están los nitrogenados y los sulfatos.

OPCIONES BIOLÓGICAS

Para las productoras agrícolas, una clave en este momento está en buscar alternativas, tanto de proveedores, como de en fertilizantes.

“En nuestra zona simplemente no hay urea por lo que hemos empezado a ensayar otro tipo de aplicaciones en nuestros cerezos y olivos, como el uso de bacterias para la fertilización nitrogenada y han funcionado bien”, dice Jorge Astudillo, gerente de agrícola Valle Arriba, que produce cerezos y olivos en la zona de Ovalle, 400 kms al norte de Santiago.

La búsqueda de opciones orgánicas se ha dado de manera transversal. “Agricultores están tendiendo a fertilizar un porcentaje con productos tradicionales y complementa su cuota con materia orgánica”, dice Rubén Carrasco, presidente en Perú del Gremio para la Protección de Cultivos (Protec) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL). “Eso ha disminuido en 30% la demanda necesaria por fertilizantes”.

No obstante, no siempre las opciones dan abasto “En la fruta no se puede dejar de utilizar algunos fertilizantes y los sustitutos están todos de alguna u otra manera correlacionados, así que todos suben de precio, pero hay una corriente de productos orgánicos que pueden mitigar este problema, como sustratos, pero nunca van a contener las cantidades necesarias de nitrógeno para nutrir la fruta», dice Donoso, de Agrocompra.

COORDINACIÓN CON PROVEEDORES

No obstante, el trabajo con los proveedores es clave, lo que implica mejorar las áreas responsables del aprovisionamiento. “Estamos reformulando el área logística y de compras”, dice Carlos Téllez, gerente de operaciones de Proagro. “Estamos trabajando con los proveedores de los insumos en negociaciones adicionales para tratar de ver cómo reducir el precio de cada uno de estos insumos por unidad, pero eso sabemos que no va a ser mucho, obtendremos alguna mejora en precios”.

En Colombia, Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), dice que los altos costos en materia de fertilizantes pueden hacer que “los productores utilicen menos fertilizantes de los que deben utilizar y eso implica seguramente una reducción en la productividad por unidad de área en muchos de los cultivos”.

El colombiano Germán Palacio, de Fedepapa, dice que cerca de un 15%-20% de los pequeños productores del tubérculo han salido del mercado no solo por el cierre de hoteles y restaurantes por la pandemia, los bloqueos y los paros en el país sino también por el alto precio de los insumos. “Actualmente están produciendo los medianos y los grandes productores que tienen músculo financiero. Un productor mediano o grande puede sacar 5 o 10 millones más de pesos colombianos para producir una hectárea de papa, pero un pequeño productor no tiene de donde sacar 50% más para producir la misma hectárea”, dice el directivo.

MÁS PRECISIÓN EN LA APLICACIÓN

Los que siguen produciendo, no obstante, saben que deben hacer más eficiente el uso de estos insumos ante su nueva realidad comercial. “Debemos racionalizar y hacer un análisis técnico exhaustivo para determinar las cantidades mínimas a usar y no afectar la productividad, y pedir con anticipación para asegurarse el stock”, dice Enrique Turri, productor de uva de mesa y gerente general de la agroexportadora chilena Convento Viejo.

Por su parte, Miguel Anchante, gerente agrícola del cultivo peruano de uva de mesa de Agrokasa dice que las empresas deben ser mesuradas en las dosis de fertilizantes y aplicar en los tiempos más oportunos que necesite la planta, “en los momentos que realmente nos den un mayor valor agregado porque no solamente es que esté más caro sino que no está el producto en almacén, entonces eso es lo que está dificultando”.

Para esta mayor precisión, los controles nutricionales de las plantas han aumentado con fuerza su frecuencia, especialmente en cultivos de frutas con mayor contenido proteico, como papás y nueces, en donde la actividad de absorción de nutrientes desde el suelo es más intensa. El director de operaciones de una de las mayores productoras de frutos secos de Chile, que pide no ser identificada, dice que pasaron de tres a 20 controles nutricionales al año en sus cultivos.

Los países por su parte están buscando como aprovechar la situación para promover el desarrollo de proveedores internos de fertilizantes, área en donde Chile tiene alguna ventaja debido a su estructura minera. Nitratos y sulfatos de amonio están entre los subproductos de la explotación de varios minerales en Chile, y varias de esas compañías buscan ver si pueden darle salida comercial.

No obstante, gran pare de la solución debe venir de la misma gestión de las empresas, ta como busca hacerlo la frutícola peruana Agro Victoria. Su gerente general Juan Manuel Benalcázar indica que en su compañía producen ellos mismos fertilizantes orgánicos o bioles. “Tenemos un laboratorio aquí, lo cual nos reduce ciertos costos, aunque no todos», dice. Ante los que no puede reducir, aumentan la planificación. «Por ejemplo a finales ya de marzo ya estábamos haciendo los pedidos para la campaña venidera”, dice. “Prácticamente terminamos la cosecha y revisamos nuestro stock y automáticamente ya estamos haciendo el pedido para la próxima campaña, de esa manera garantizamos que no nos falte nada”.

Fuente: www.redagricola.com
08 de Abril de 2022


Proyecto apoyado por FIA

Proyecto apoyado por Fia
agrocompra-logo

Los Militares 5953, Of. 1201, Las Condes, Santiago, Chile
agrocompra@agrocompra.comCel.: +56 9 8428 9805

Agrocompra

“Baja disponibilidad y altos precios de fertilizantes y fitosanitarios” Un Incierto panorama  de  cara al 2022.

Diversos han sido los factores que han generado alzas de precios en los insumos agrícolas, principalmente en fertilizantes y algunos fitosanitarios, donde además se han presentado graves quiebres de stock de ciertos productos. La situación sólo es comparable a lo ocurrido en la temporada 2008-2009. transporte, pues el cost tes se fue a las nubes, entonces no sólo han subido los insumos desde su costo en origen, también los tes, y para qué decir el dólar en el caso de Chile, donde terminas teniendo una tonelada de fertilizantes con un costo que probablemente es el más caro de los últimos 20 años, explicó Max Donoso, Socio y Director de Agrocompra, el primer mercado digital de agroinsumos de Chile.

Agrocompra-Insumos agro-plataforma Digital

A lo largo de la historia la industria agrícola ha debido enfrentar diversas problemáticas y desafíos, sin embargo, desde mediados del año pasado, el rubro se ha visto afectado por una crisis en torno a los insumos agrícolas, principalmente en cuanto a fertilizantes; un escenario inicialmente generado por la pandemia que provocó, entre otras cosas, un desorden logístico que impactó en los precios de los fletes y escasez de productos.

“Ha habido una escasez de materias primas, producto de toda la situación del Covid, donde se redujo la cadena de producción de materias primas y después cuando se activó la demanda y volvió el mundo a moverse libremente, se topó con este problema, sumado al alza en el transporte, pues el cost tes se fue a las nubes, entonces no sólo han subido los insumos desde su costo en origen, también los tes, y para qué decir el dólar en el caso de Chile, donde terminas teniendo una tonelada de fertilizantes con un costo que probablemente es el más caro de los últimos 20 años, explicó Max Donoso, Socio y Director de Agrocompra, el primer mercado digital de Agroinsumos de Chile.

Tanto proveedores como distribuidores conocen de cerca lo que está ocurriendo desde hace más de un año y medio en este mercado que está estrechamente vinculado al precio de los commodities agrícolas y metálicos, además del gas natural y el petróleo. “La urea, por ejemplo, se produce asociado a la generación de gas natural y éste a su vez está correlacionado con el precio del petróleo, entonces cuando el petróleo vale 80 dólares el barril, su costo de producción también se eleva”, comenta Max Donoso.

La parte más difícil de la crisis se ha visto  reflejada en el mercado de los fertilizantes, donde los problemas de producción y de logística han ocasionado graves retrasos e incluso quiebres de stock de productos y alzas de precios en todos los productos, además de un crítico caso en los fertilizantes solubles como nitratos, sulfatos, fosfatos, ácido fosfórico y otros micronutrientes. “El proceso de descarga ha estado muy golpeado, ha habido barcos con fertilizantes que han estado dos, tres meses sin poder descargar en los puertos en Chile y eso ha golpeado a muchos proveedores que no han podido cumplir con las fechas de entrega establecidas. El otro problema es que los proveedores que vienen en estos barcos son generalmente los mismos y con los mismos productos, entonces si falta un producto no hay sustituto, como sí los hay en los agroquímicos”, detalló Sergio Garín, Gerente General de Coagra.  

Entre los productos que han presentado mayores complicaciones de stock y, a su vez, alzas de precios, se encuentra el Sulfato de Magnesio Soluble, Ácido Fosfórico, Sulfato de Zinc Soluble, Muriato de Potasio Soluble y Nitrato de Calcio Soluble.

Según cifras entregadas por Agrocompra, el primer Marketplace de insumos agrícolas de Chile que reúne a los principales distribuidores y proveedores del país, el alza de precios de los fertilizantes ha superado en algunos casos el 60%: “Han subido prácticamente todos, pero los nitrógenos han subido alrededor de un 70% desde marzo a la fecha. Esta temporada y la temporada 2008-2009 son los dos años récord en alzas de precios de insumos”, manifestó Max Donoso.

Parte importante de los costos de producción de los fertilizantes, casi el 70 por ciento por ejemplo en el caso de la urea, está representado por el valor del gas natural, el que ha subido a niveles históricamente altos en el mundo, además de la crisis asociada a la disponibilidad de este elemento tras el reciente invierno en el hemisferio norte, uno de los más fríos de las últimas décadas.

Luis Hernán Cruz, Gerente General de Anagra, ratifica dicha situación: “El alza de fertilizantes que se ha venido produciendo las últimas 4-5 meses ha pillado a todo el mercado por sorpresa, pero aparentemente está basada, por una lado en la crisis energética, los insumos para producir fertilizantes han estado subiendo producto del alza de costo del gas natural, del azufre y otros materiales, y por otra parte han habido restricciones importantes a las exportaciones de orígenes que son muy relevantes en el suministro de fertilizantes para el resto del mundo”

Según cifras entregadas por Agrocompra, el primer Marketplace de insumos agrícolas de Chile que reúne a los principales distribuidores y proveedores del país, el alza de precios de los fertilizantes ha superado en algunos casos el 60%: “Han subido prácticamente todos, pero los nitrógenos han subido alrededor de un 70% desde marzo a la fecha. Esta temporada y la temporada 2008-2009 son los dos años récord en alzas de precios de insumos”, manifestó Max Donoso.

“El tema de los fertilizantes ha tenido un alza que era muy poco esperada a principios de año, si bien se esperaba que se presenta una tendencia alcista el movimiento de precios los últimos tres cuatro meses ha sido dramático, sin considerar incluso el transporte a Chile todavía; esto es multifactorial, hay temas de ofertas, hay alzas de los commodities y también hay otros factores como el precio del grano a nivel internacional. Hoy probablemente gran parte de esto lo produce por algo mucho más estructural que lo que ocurrió en el 2008, porque efectivamente hay temas de oferta en general y eso ha hecho que los precios se muevan hacia arriba”, detalló Claudio Morales, Gerente CNA Chile.

Durante esta temporada claramente se ha roto la cadena logística, lo que ha generado que los fertilizantes estén llegando tarde a los campos; eso implica fertilizar menos, a destiempo y a mayor costo.

“Probablemente todas las industrias asociadas a la agricultura y principalmente a los insumos necesarios para la realización de las labores agrícolas han tenido de una u otra manera un impacto producto de la crisis de la cadena de suministro que hemos visto durante este año y parte del año pasado; probablemente los fertilizantes han sido los más afectados, pero en el caso nuestro que trabajamos en el área de los productos fitosanitarios y de las semillas, hemos tenido de una u otra manera impacto también en el abastecimiento y en el arribo de los productos, en tiempo y forma”, advirtió Jorge Grau, Director Comercial Corteva Chile.

Adelantar el abastecimiento para hacer frente a los problemas logísticos parece una buena solución, sin embargo, Juan Pablo Zúñiga, Gerente de Marketing de Adama Chile, advierte sobre el inconveniente que genera esta vía, que por cierto pese a las complicaciones, es la que han debido seguir.

“Si nosotros como empresas estábamos haciendo las compras para lo que tenemos que formular, con algunos meses de anticipación, por lo menos 4 meses, hoy nos estamos planteando que eso debe subir entre tres y seis meses más de anticipación, lo que también como a todas las compañías nos causa un problema de costo y de logística por tener que almacenar productos por más tiempo”, explicaron desde Adama.

Es lamentable que, en un año de buenos factores climáticos, a excepción de las precipitaciones, acompañados de una buena cuaja en nuestro país, la agricultura esté enfrentando esta crisis. Los problemas en logística de agroinsumos se han sumado a problemas de mano de obra que afectaron este 2021 sobre todo, en labores de poda. Si bien los fertilizantes llegarán, tanto para siembras como manejos tecnificados, esta en evidente riesgo de que se fertilice a destiempo, pudiendo otorgar un efecto contrario al objetivo deseado.

“Según lo que nos comentan, estos problemas nos van a seguir acompañando al menos durante el primer semestre del 2022, esperamos que este aprendizaje genere algo de mejoras de aquí al corto plazo; si bien hoy creo que tenemos regularizadas la llegada y el abastecimiento de nuestras importaciones, y llegamos probablemente muy al límite en muchas cosas, desde aquí en adelante veo que no vamos a tener grandes problemas, pero de que hemos pasado un año muy complejo, sin duda lo ha sido, así que esperamos que podamos todas las compañíasregularizar este suministro de insumos para la agricultura y que nuestros agricultores y clientes no tengan problemas para llegar a cosecha en las mejores condiciones”, concluyó Jorge Grau, Director Comercial Corteva Chile.

Si bien de cara al 2022 el panorama sigue siendo incierto, hay quienes son un poco menos optimistas y señalan que este complejo escenario se mantendrá durante todo el próximo año. La crisis energética y las restricciones del mercado Chino provocan un problema por el lado de la oferta y, por otro lado, la demanda por  productos agrícolas sigue firme. A eso hay que sumarle la actual  crisis de los fletes marítimos que hace que se produzca una tensión muy fuerte en el mercado y eso se está regulando por la vía del alza de precios, que finalmente es traspasada al eslabón final de la cadena de  abastecimiento, lo que provocará que este año producir en Chile sea uno de los más caros de los que se tiene registro.

Ver Nota en PDF

Fuente: Agrocompra


Proyecto apoyado por FIA

Proyecto apoyado por Fia
agrocompra-logo

Los Militares 5953, Of. 1201, Las Condes, Santiago, Chile
agrocompra@agrocompra.comCel.: +56 9 8428 9805

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
¡Hablemos!